Osteonecrosis avascular


Osteonecrosis ReumaonlineCuando empleamos el término osteonecrosis hacemos referencia a la muerte del tejido óseo, con la consiguiente pérdida de sostén y soporte, cuando este proceso tiene lugar en las epífisis óseas (los extremos del hueso) se puede producir el colapso de la corteza ósea lo que se traduce en deformidad de las superficies articulares y su pérdida de función. El concepto avascular describe el mecanismo originario que provoca dicha muerte titular, éste no es más que el aporte insuficiente de flujo sanguíneo al tejido óseo.

Es más frecuente en varones, ratio 8:1, el pico de mayor incidencia se produce en la edad media de la vida. Excepción hecha de las debidas a procesos traumáticos, las causas más frecuentes son el uso crónico de glucocorticoides y el alcohol, aunque en un alto porcentaje (aproximadamente el 30%) no se identifica una causa clara.

La forma más grave y frecuente es la osteonecrosis de cabeza femoral, bilateral hasta en un 30-50% de los casos (hecho que siempre debe tenerse en cuenta y debe descartarse dicha bilateralidad aunque los síntomas sean únicamente unilaterales). La segunda forma más frecuente es la osteonecrosis de cabeza humeral.

Los síntomas básicamente consisten en dolor, fundamentalmente mecánico (el que se desencadena con la actividad y carga de la articulación) e impotencia funcional; en algunos casos los síntomas se instauran y progresan rápidamente, como por ejemplo sucede en las osteonecrosis postraumáticas, las asociadas hemoglobinopatías, etc… mientras que en otros casos el cuadro clínico se desarrolla de forma lentamente progresiva.

El diagnóstico se realiza mediante pruebas de imagen, siendo la más útil la resonancia magnética nuclear por cuanto la radiología simple puede resultar prácticamente normal, especialmente en fases iniciales.

El objetivo del tratamiento es la prevención del colapso de la superficie articular, lógicamente para ello es fundamental el diagnóstico precoz.

  • En etapas precoces está indicada la descarga articular, por ejemplo en el caso de las caderas el uso de muletas.
  • Se han empleado diferentes fármacos con resultados dispares, fundamentalmente antirresortivos; también se ha evaluado la utilidad de tratamientos como anticoagulantes, vasodilatadores e hipolipemiantes (partiendo de la base de que podrían ayudar a mantener o incrementar el flujo sanguíneo en la zona afectada), los resultados también han resultado muy discordantes pero, al menos, no deben olvidarse en aquellos pacientes que los precisen por otro motivo.
  • El tratamiento quirúrgico es la opción empleada en la mayoría de los casos, si es posible, el objetivo debe ser mantener la estructura ósea intentando retrasar o evitar la necesidad de recambio protésico.
    • En etapas iniciales existen diferentes técnicas que intentan descomprimir la zona afectada, cuando las técnicas descompresivas fallan se puede valorar la opción de utilizar injertos óseos.
    • En las formas avanzadas la técnica de elección es el recambio protésico, aunque un problema frecuente en este proceso es que afecta a pacientes relativamente jóvenes y la durabilidad de la prótesis, si bien ha ido aumentando progresivamente, es limitada.

Reumatologo Alicante


Acerca de Reumaonline

El Doctor López-Gómez presta un servicio on-line de asesoramiento, divulgación y orientación sobre patologías reumatológicas, destinado a pacientes que buscan una segunda opinión, seguimiento complementario o información sobre sus enfermedades a través de Internet. También disponemos de consulta presencial en Alicante.